10.08

Cuando empecé el camino de las cuestiones sociales tuve que entender una sola cosa: que el de al lado importa, incluso más que yo. Comencé a caminar y a observar cada vez con más detalle quien tenía a mi lado; quien se acercaba y quien se alejaba. Quien pedía ayuda, y con el tiempo, por qué.

Siempre tuve algo con el tren: de Torcuato a Retiro, entre Montes y Boulogne, la vista se me perdía en la precariedad. En la vulnerabilidad. Mis ojos iban de acá para allá, intentando no perderme de nada. A veces da escalofríos, al igual que el tramo de Saldías a Retiro. Otras, solo injusticia. “Justicia Social”. Desigualdad. ¿Por qué? ¿Hay razón?

Cuando se camina se mira para los costados y también para abajo, hacerlo no te hace ser menos, sino, todo lo contrario. Nuestro camino tendría que ser tirar de la soga para que los que cayeron puedan subir. Para que pudieran paliar un poco la realidad, para que llegaran a sonreír un poco más.

Hay que llevar al hombro un color, quizás dos, tres o cuatro. Defender derechos, ampliarlos, y no por nosotros, por alguien más. Tomar decisiones, ponerse firme en convicciones. Hablar con argumentos y dejar de vivir de cuentos impuestos. Querer seguir yendo más allá. Avanzar. Dejar atrás una vida que de sincera no tiene ni una palabra y que de hipócrita y encubridora lo tiene todo.

Hoy la lucha es por ellas, por las que mueren al decidir.

Aunque duela hoy no será, mañana quizás. Pero será.

#QueSeaLey

que la moral no nos tape la realidad.

Abrir los ojos y luchar. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s