Podríamos haber recorrido de la mano cada rincón del mundo con tan solo un poco de ganas de caminar.

Podríamos haber volteado cuantas piedras hubiéramos querido y saltar cada charco de agua que encontrábamos en el camino.

Te podría haber besado un poco mas y abrazado más fuerte para que no haya un final. Te podría haber dado más de mi, sacado más de vos y haber formado algo más de nosotros.

Podría haber resistido y esquivado cuantas balas se cruzaban en el camino, pero un día apagaste la luz y sin preguntarme si seguía adentro cerraste la puerta. Del otro lado escuche como te ibas y los pasos se perdían en el espacio.

Un día me encerraste en esta pieza que dejaste sin llave y que nadie más que vos puede abrir. Un día te alejaste y te llevaste todo lo que había de mí, y de vos. Rompiste en mil pedazos un nosotros que nunca existió y te fuiste borrando las huellas con la capa que siempre te supo proteger.

Un día me llevaste y no te enteraste que perseguí tu sombra.

O que la sigo persiguiendo desde el cuarto donde me encerraste cuando te alejaste.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s