Sexto sentido

Hay cosas que uno no quiere saber, información a la que escapamos, quizás por inercia o supervivencia.

Cerramos los ojos y nos tapamos los oídos porque aunque el mundo afuera caiga luchamos por sostener el propio. El propio que es ficticio y cuyo destino debería estar en el exilio. Un mundo que se mantiene aún cuando descubrimos que no existe.

Un mundo que acabará por acabarnos. Por destruirnos. Por matarnos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s