Viajar en colectivo

Abro los ojos y las luces me abruman, es como si esta noche el sol se convirtió en luna -y sigue encandilando-. Los taxis pasan y mientras esperan un pasajero yo aguardo a que siga corriendo el tiempo.

La gente se mueve, ella dice que aún tiene un audio suyo “tan infame” que es extraño. Y mientras tanto las puertas del colectivo se abren como si dejarán exactamente a cada quien en su destino. Como si cada parada es un hogar. Como si al bajar ya no hay nada más.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s