Hoy me acordé de tu lunar

Y de tu forma de nombrarme al despertar

Hoy me acordé

Que hay cosas que uno empieza a olvidar

Cuando el tiempo comienza a funcionar.

Hoy rescaté

Que cada quién tiene su forma particular de ser

Que el lunar de tu pera

Pudo desaparecer

Y que yo..

Por fin,

Olvidé.

Anuncios

Esto somos todos

Todos estamos marcados, algunos más y otros menos, pero de alguna manera terminamos coincidiendo. Tenemos heridas y cada una es una dimensión aparte, es una historia o un pedazo de vida. Algunas cavaron profundo, otras solo fueron rasguños. Algunas sanaron pero otras llegaron para quedarse y hacernos recordar que estuvimos en algún remoto lugar, quizás por lejos de acá.

Hay heridas que tienen nombre de personas y otras que tienen su forma. Hay algunas que perduran en el tiempo mientras otras solo se esfuman como si se las llevara el viento.

Se pueden tocar pero solo con el alma o alguna palabra. También acariciar e intentarlas sanar pero prometiendo no hundirlas más. Bastantes marcados estamos ya como para acumular algún que otro punto débil más.

Somos iguales: somos almas y cuerpos que no hacen más que llevar un puñado de huellas de todo lo que vamos dejando atrás.

Paletas

No tan cerca ni tan lejos

Aunque tomamos distancia

Hasta al despertar

Cuando abrimos los ojos

Y no nos dejamos de pegar.

Estamos sin estar

Por más que parezca algo más

Que tu sonrisa no me deje de buscar

Y que el reloj pierda utilidad.

No se confunden los tantos ya,

La vida parece haber pegado por igual.

Al corazón lo ponemos en juego

Pero sabiendo que no entra en ningún premio.

Abracemos el aire

Agarremosnos,

Quizás la vida así tenga más color.

Interior

Puedo parecer opaca, pero si me pones a la luz me vuelvo transparente

Soy lo que ves. Soy esto y nada más.

No hay estantes ni cajones secretos, no hay un sobretecho ni nada dónde guardar un secreto.

Quizás me rodee un dragón y tengas que aprender a domesticarlo. Quizás ya venga un poco domado o tengas que aprender a esperar de brazos cruzados.

Soy luz y sombra. Alegría y tristeza. Soy todo y nada a la vez, depende el ángulo por el que ves.

10.08

Cuando empecé el camino de las cuestiones sociales tuve que entender una sola cosa: que el de al lado importa, y a veces más que yo.

Comencé a caminar y a observar cada vez con más detalle quien tenía a mi lado; quien se acercaba y quien se alejaba. Acompañé a todos los que caminaban junto a mí y le di la mano a aquellos que la estiraron pidiendo ayuda.

Miré para los costados y también para abajo, hacerlo no te hace ser menos, sino, todo lo contrario.

Me metí a luchar, desde mi lugar, desde acá. Defendí pibas, incluso más de lo que me hubiera defendido a mi misma. Di asientos, alguien siempre los necesita. Sonreí y compartí, hice feliz.

Me llevé al hombro un color, quizás dos. Quise defender derechos, quise que se amplíen, y no por mi. Tampoco seguro por vos. Pero sí por alguien más.

Tomé decisiones, me puse firme en mis convicciones. Hablé solo con argumentos, no me dejé llevar por ningún cuento.

Hoy estoy acá, con la esperanza de seguir yendo más allá. De avanzar. De poder dejar atrás una vida que de sincera no tiene ni una palabra y que de hipócrita y encubridora lo tiene todo.

Hoy es un día en que uno se siente orgulloso de tener la oportunidad de participar en un movimiento que no va a parar hasta conseguir la igualdad.

Hoy no será, mañana quizás. Pero será.

#QueSeaLey y que la moral no nos lleve a tapar la realidad.